Junto con la recuperación de la democracia se fue gestando en el Barrio Parque Avellaneda, una experiencia novedosa de Democracia Participativa, aprovechando el impulso del gran gestor y pionero que fue Tito González Táboas quien nos abandonó el año pasado y de la llegada al barrio de Héctor Alvarellos y Gabriela Alonso, artistas autogestivos que se apropiaron junto a los vecinos de un territorio que les pertenecía, que estaba en estado de abandono y fragmentado por la construcción en dictadura de la autopista y entonces crearon una red social para nada virtual, que perdura con fuerzas hasta el día de hoy, resistiendo los embates de embaucadores individualistas.

Este exitoso experimento quedó plasmado en 2003, en la Ley Nº 1153 que declaró al Parque Avellaneda “como una unidad ambiental y de gestión y reconoció a la Mesa de Trabajo y Consenso (MTC) como instancia de participación abierta y pública ad honorem para la planificación – gestión, monitoreo y orientación del Plan de Manejo, la que se encuentra integrada por el Administrador, representantes de las áreas gubernamentales con incumbencia en el Plan de Manejo y personas, grupos y organizaciones que expresen un interés público en la gestión del Parque”.

El continuador natural en el liderazgo de esta construcción colectiva es Fabio Oliva, quién describió en sus redes sociales este acontecimiento ocurrido el 24 de junio, con estas palabras:

“Celebramos el plenario 300 y las innumerables reuniones que los hicieron posibles. En tiempos donde se quiere imponer el individualismo y lo inmediato celebramos la construcción colectiva que se asienta en la memoria con raíces e identidad.

Celebramos la memoria de todos los que pasaron por la MTC y dejaron tiempo de su vida, trabajo y compromiso para sostenerla. Principalmente a Tito González Táboas que inició el camino y sigue presente en cada paso que seguimos dando.

Celebramos que estos 300 plenarios dejaron una huella. Esa huella está en cada edificio recuperado:

La Casona como Sede de la Gestión Asociada y Centro de Arte Contemporáneo.

El Antiguo Natatorio es hoy la Escuela Che Guevara,

El Tambo como Centro de Artes Escénicas.

Las huellas están en el entramado de proyectos concretados:

El Complejo Cultural, Aulas a cielo Abierto, la Huerta, la Wak’a (lugar de encuentro de los pueblos originarios), los Actores Culturales, el grupo de Arbolado, la Biblioteca, el Curso de formación del Actor, el Biocorredor, la Mesa de salud, ambiente y educación de Villa Cildañez, la recuperación del Ex Mercado de Hacienda.

Celebramos a la MTC como herramienta de transformación de un territorio y de la vida de los que lo habitamos.

La mejor definición de la política. Una nueva forma de hacer política en estos tiempos de tanto dolor por los que buscan destruir derechos que tanto costaron conseguir. ¡Una celebración de esperanza por una utopía concretada que muestra que hay otra ciudad posible!”.

En una entrevista radial en “Frecuencia Zero”, el mismo Fabio Oliva anunció que legisladores de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, elaboraron una resolución por medio de la cual “expresan beneplácito por sus 300 plenarios y disponen la colocación de una placa conmemorativa en la Casona de los Olivera en Parque Avellaneda el día 13 de julio”.