LA CREATIVIDAD EN LOS NIÑOS, SIN CUARENTENA

Veníamos conversando sobre Infancia y época, y de pronto, casi de un día para otro, se modificó profundamente nuestro modo de vivir. No sabemos por cuánto tiempo deberemos habitar el distanciamiento social ni cómo nos seguirá atravesando esta pandemia. La familia, para quienes la tienen, con la variedad de realidades que esto implica, se transformó en el epicentro de la vida, todo pasa por allí y aún no sabemos mucho de otras realidades mas desprotegidas.
Dimos muchas vueltas para escribir: qué decir en momentos donde se dice tanto, donde no podemos salir pero la información no para de entrar, donde la oferta de actividades, consejos, “tips” o lo que fuera creció exponencialmente. Es mas, donde tanta oferta nos puede dejar en un lugar de parálisis, por un lado porque se hace imposible siquiera leer o ver todo eso que nos llega, y por otro porque en cada casa es tal la cantidad de exigencias a resolver o de qué ocuparse que muchas veces queda poco “resto” para otras cosas. Por otro lado, porque a veces cuando hay demasiado, uno puede quedar aturdido.
Mientras estábamos con esas cavilaciones llegó a nuestras lecturas el cuento que escribió una niña de 9 años, Sofía, en realidad la mencionaremos mas adelante con nombre y apellido, no sólo porque estamos autorizados a hacerlo, sino porque una autora, aunque sea muy joven aún, merece que su obra lleve su nombre completo. El punto es que nos llegó este cuento porque ella está muy entusiasmada en compartirlo, y nosotros nos encontramos en su historia con cosas muy importantes:
- El enorme valor de las creaciones infantiles sean cuales fueren, en este caso el tramado en la escritura de los intereses de quien empieza a asomar a la pubertad. Toda creación es un modo de tramitación, es poder hacer algo propio con la realidad que nos toca, que no sea puro padecimiento.
- Toda creación implica un modo de hacer lazo con los demás, es una forma de comunicarse.
- Sofía nos muestra cómo conviven historias viejas con nuevas historias: antiguos dragones, princesas y reinos con experimentos y “errores” de laboratorio, y la tecnología ayudando a conectarnos con aquello de lo que no es posible estar cerca. También nos cuenta cómo lo viejo nos puede ayudar con los problemas de lo nuevo.
- Y además, fundamentalmente, nos lleva a temas universales, esos que hablan de aquello de lo que estamos hechos: la amistad, la experimentación, el miedo y sus manifestaciones, y la búsqueda del amor que asoma.
Esperamos que lo disfruten y que adultos y niñ@s y adolescentes puedan encontrar y disfrutar de sus modos de crear, por más pequeños que parezcan

 

UN EXPERIMENTO QUE SALIO MAL
Por Sofía Bermolen

experim1Había una vez un pueblo en donde vivía una adolescente llamada Florencia. Su mejor amiga era Filippa, la princesa de un reino muy lejano y por eso, aunque no se veían seguido, se comunicaban por videollamada o mensajes de celular.

exper2Un día en el pueblo de Flor, en un laboratorio, un científico loco llamado Federico y sus compañeros, querían encontrar la poción del enamoramiento para conocer al amor de su vida.

Pero algo salió muy mal.

exper3Como Federico era muy desordenado, mezclo sus hojas, recetas e ingredientes y provoco una explosión. Las lamparitas del laboratorio y de todo el pueblo estallaron. Al volver la luz, se dieron cuenta que un científico faltaba.
Era Federico!.

exper4Sus compañeros lo buscaron por todo el laboratorio hasta que lo encontraron en un rincón haciendo movimientos y sonidos extraños. Temblaba y cada vez se hacía más grande.

Sus uñas se transformaron en garras, su piel se volvía de color rojo, sus pequeños pies se convirtieron en patas gigantes hasta que descubrieron que tomo la forma de un dragón y que estaba furioso. El dragón escapo del laboratorio y lanzaba llamas de su boca por todo el pueblo. Los científicos rápidamente buscaron en los manuales y libros del laboratorio una receta para que Federico vuelva a la normalidad. En el último libro del último estante de la última biblioteca del laboratorio, lleno de polvo se encontraba la poción para revertir el error. El dragón tenía que ser besado por una princesa.

exper5

exper6Como en ese pueblo no había reyes ni princesas, no sabían que hacer. Hasta que uno de los científicos recordó que su amiga Florencia le había contado de su amistad con una princesa de un reino lejano.
Rápidamente la contactaron y Florencia le mandó mensajes a su amiga contándole la situación de su pueblo que estaba aterrorizado y en peligro. Filippa no lo dudó ni un segundo y fue a ayudar a su amiga y su pueblo.

exper7Cuando la princesa se encontró cara a cara con el dragón, comenzó a dudar de besarlo pero vio en sus ojos mucha tristeza y que caía una lagrima. Se dio cuenta que en realidad él también estaba aterrorizado por lo que sucedió con su cuerpo. El pueblo también dejo de verlo como un monstruo, y entendió que sus llamas eran en realidad un pedido de ayuda y que no quería lastimar a nadie, solo quería que su vida vuelva a ser como era. Con mucha valentía y ayudada por los ciudadanos, Filippa trepo por la espalda del dragón, le acarició su cabeza y le dijo “tranquilo, todo va a estar bien. Te queremos ayudar”, lo abrazó y besó su frente.

exper8Mientras la princesa lo abrazaba, lentamente el cuerpo del dragón se iba haciendo más pequeño, las garras se transformaban en uñas, las patas gigantes en pies, el color rojo en color piel hasta que volvió Federico.

El pueblo aplaudía y se abrazaban emocionados. Florencia abrazo a su amiga agradeciéndole y ahí Federico entendió que su experimento en realidad había funcionado porque conoció al amor de su vida, Filippa.

FIN

 

Material preparado por el equipo multidisciplinario de “PORMENORES - Educación y Salud”
Lics. MARISA TORNARI y MARIA INES PADILLA
Tel 11-4060-0337 ó 11-5095-9434.
Email.: pormenoressaludyeducacion@gmail.com
FCB: Pormenores Salud y Educación
Más info en: www.pormenores.com.ar

.......

® florestaysumundo.com.ar - Junio 2020
La Revista Floresta en la Web

link_guia