LA COCINA DE FLORESTA PARA TODES

encabezado_muriel

link_a_guia

snackHola a todes, vecinos y amigos de Floresta y su Mundo.
Realizando éste cambio del papel a la virtualidad, me sentí bastante rara, pero todes estamos sintiendo que el mundo nos es ajeno.
De golpe nuestra vida ha cambiado, no lo esperábamos, nos estamos adaptando a una vida desconocida. Las actividades que muchas veces le daban sentido a nuestra vida cotidiana están restringidas, no hay cines, ni parques , ni fiestas. Nos quedamos separados de los que queremos y los extrañamos, los mayores encerrados y aislados y los chicos también.
¿Y ahora qué hacemos con tanto tiempo? ¿Qué se puede hacer en casa, que sea útil y necesario, que nos proporcione placer?...¡Si dijeron cocinar acertaron!
Todes los que no querían ni pisar la cocina, andan organizando fenomenales enchastres, y subiendo sus fotos a las redes sociales, cual si fueran hazañas culinarias.
¿Y yo que cocino todos los días de toda la vida, que hago?
Les cuento, que aprovecho para probar esas cosas para las que nunca tengo tiempo.
Como no se me escapa el detalle de la crisis económica, esta vez les doy unas recetas que se hacen con lo que siempre tiramos, aunque no me lo crean.
Cada vez que limpian las calabazas para cocinar, desechan la pulpa con las semillas. Eso que tiran sirve para hacer un snack saludable y una entrada de otoño.
Al retirar la pulpa de la calabaza y sus semillas, las colocan en un bol amplio, las cubren con agua fría de la canilla y las guardan en la heladera por un día.
Al día siguiente, sacan el bol de la heladera y con los dedos frotan en las semillas para separar de la pulpa, es muy facil; solo las mas chiquitas se resisten un poco. Luego van a colar sobre una olla, para conservar el agua con la pulpa. Una vez que tienen las semillas en el colador, retiran los restos de pulpa que puedan haber quedado mezcladas y las agregan al agua con pulpa que reservamos en la olla. Extiendan las semillas sobre un repasador y dejen secar un para de horas al aire. Luego las colocan separadas en una asadera con un chorrito de aceite y sal, si es que pueden, si no igual son muy ricas. Las llevan al horno fuerte y las remueven un poco cada cinco minutos hasta que estén bien doradas, déjenlas enfriar y están listas para acompañar una cervecita sin culpa, son pura fibra.

sopa Para la sopa solo necesitan el agua con pulpa que guardaron y un caldito de verduras, llevan al fuego, hierven por 5 minutos, llevan a la licuadora para que quede bien lisa. Si les gusta bien espesa pueden cocinar a fuego bajo hasta que se reduzca un poco el agua y tenga la textura que les guste. También pueden agregar al principio una papa o batata,  queda más cremosa y llena más; una rama de apio o puerro, una rodajita de gengibre, una pizca de nuez moscada , etc. Y al final pueden enriquecer con crema o queso crema, hierbas frescas picadas o queso rallado. Es una delicia y una buena opción de cena de otoño, acompañada con una bruschetta con  tomate y provenzal.
Espero que sigan cocinando, ejerciten la paciencia, se cuiden mucho y salgan poco.
Hasta la próxima
Muriel Monteverde

.......

Facebook.com: tallerlacuisine

® florestaysumundo.com.ar - Abril 2020 / La Revista Floresta en la Web