RuidoSilencio

link_guia

ruido1“Un grupo de personas hablando al mismo tiempo sin escucharse compitiendo en quién grita más, quién tiene el mejor ataque.
“Una galería de vanidades, un contrapunto de irrespetuosidad, una pulseada de narcisismos, junto con el enunciado“
“De ésta salimos entre todos o no salimos”.
RUIDO. Palabra vacía, hablar por hablar...
.

   Para quienes quedamos como testigos pasivos de esta escena televisiva (multiplicada por muchos programas a lo largo del día, ya que es el formato de la mayoría de ellos) ¿En qué estado nos deja?
¿Qué efecto produce? ¿Qué repercusión tiene en otras situaciones de nuestra vida?.

   Tensión, impotencia, estrés, que -a su vez -activa desde malestar hasta enfermedades.

   Contagio de este particular tono a quienes se vinculan con nosotros.

   ¿Cómo influyen las redes sociales en nosotros o mejor dicho, cómo las usamos?.

   Me pregunto: Cuántas veces al día desbloqueo mi celular para ver si me llegó un mensaje que no necesariamente espero o para mirar Facebook.

   Averigüé que lo hacemos promedio 150 veces por día.
Santiago Bilinkis, emprendedor, tecnólogo argentino, uno de los organizadores de TED x Río de la Plata, en su charla Ted “Cómo nos manipulan en las redes sociales” dice:
   “La universidad de Stanford está ubicada en el corazón de Silicon Valley, la cuna de las mayores compañías tecnológicas del mundo. Ahí tiene su sede el laboratorio de Tecnología Persuasiva donde investigadores brillantes trabajan para ver cómo usar las páginas Web y aplicaciones móviles que utilizamos, para manipular lo que pensamos y lo que hacemos”.

   Creo que vamos aceptando que esto es así y que nuestra vida esté comandada por otros, dominada por lo que debería ser un instrumento maravilloso de conocimiento y comunicación.

   *Por otro lado, pienso en otro espacio, al que llamo CALMA.
Donde poder estar en uno, sintiendo, dejando que algo (no sabemos qué) emerja.
-Pero, ¿cómo “no sabemos qué”?
-Claro, se trata de cerrar los ojos, estar disponibles a lo que vaya apareciendo a nuestra atención. Quizás cierta incomodidad, alguna sensación agradable o algún punto de molestia o dolor.

   Un registro de sensaciones. Esto sabemos que nos deja en un estado apacible, de mejor conexión con uno mismo y con los otros, que favorece a nuestro cuerpo, a nuestro ánimo , a nuestra forma de relacionarnos.

   No podemos permanecer fijados indefinidamente en ninguno de estos sitios. ¿Y entonces?.

ruido2   En esta deriva de mis pensamientos, me aparece la idea de un tercer lugar, al que llamaré ENTRE.

   Entiendo a este espacio como el del NO TODO, NO PARA SIEMPRE, el HASTA ACÁ, el LÍMITE. Una vez más el límite, me dije. El límite que preserva, cuida y también habilita nuevos caminos, abre posibilidades.

   El límite que ponemos y NOS ponemos para regular la conexión por los diversos dispositivos y aplicaciones, ya que por estar comunicados demasiado con el mundo externo perdemos muchas veces el contacto con nosotros.

   Límites para darnos espacios creativos o de descanso, para interrogarnos, por ejemplo:
   ¿Podré apagar mi celular para concentrarme en alguna actividad que no sea mediatizada por la pantalla? (Cuesta pensar en alguna en estos tiempos de ASPO). Leer, escuchar música, estudiar, escribir algún trabajo, cocinar, hacer actividad física o conversar. Para divertirnos (del latín divertere “dar un giro en dirección opuesta, alejarse, entretenerse, recrear”).

   Ni desinformación ni sobreinformación. Ni sumidos en el ruido y el vértigo ni apartados, desconectados del mundo y ensimismados.

   Alternar entre un espacio y otro, parece que sería un modo de transitar esta época, lograr un término medio, ir flexiblizando nuestro tono para vivir de un modo más saludable.

....

Facebook: Nora Lapresa

Notas anteriores:
01 - Abril 2020 - OTRA MANERA DE RESISTIR
02 - Mayo 2020 - MANTENIENDO EL EQUILIBRIO
03 - JULIO 2020 - ACERCA DEL OLFATO

......
® Revista Floresta Web - Septiembre 2020

 

link_contacto