Actualización del Plan Urbano Ambiental
DISEÑAR NUESTRA COMUNA
PARA EL FUTURO

Por Arq. Gabriel De Bella (*)

barriomemoria    El Gobierno de la Ciudad ha comenzado con el proceso de actualización del Plan Urbano Ambiental donde los entre los nuevos desafíos se destaca resaltar la cuestión ambiental (inexistente hasta la fecha) la regionalización del AMBA como una unidad funcional en especial en los temas de transporte, educación y salud.

    Pero ¿Qué es un plan Urbano Ambiental?

    La creación y regulación del Plan Urbano Ambiental se consigna en el Capítulo Ambiental de la Constitución de la CABA y la Legislatura de la Ciudad  sancionaron  las Leyes Nº 71 y Nº 2930, mediante las cuales se fija la dependencia encargada en su elaboración –Consejo del Plan Urbano Ambiental (CoPUA)– y los contenidos básicos a desarrollar –Diagnóstico, Lineamientos, Modelo Territorial, Códigos vinculados con los aspectos urbanísticos, constructivos, ambientales y sobre las obras públicas, entre otros. De dichos componentes solo están aprobados el Diagnóstico y los Lineamientos (Ley 2930), el modelo territorial como el resto de los puntos establecidos en la ley 71 hasta la fecha no tuvo tratamiento legislativo. 

    En el artículo 29 de la Constitución de la ciudad establece:
“La Ciudad define un Plan Urbano Ambiental elaborado con participación transdisciplinaria de las entidades académicas, profesionales y comunitarias aprobado con la mayoría prevista en el Artículo 81, que constituye la Ley marco a la que se ajusta el resto de la normativa urbanística y las obras pública”

    La ley 71 sancionada en septiembre de 1998, fue el antecedente directo del Plan Urbano Ambiental, debido a que no solo estableció su futura creación, sino que además definió los objetivos y criterios orientadores básicos que debían ser considerados para elaborarlo. Además, esta norma creó el Consejo del Plan Urbano Ambiental, quien sería el organismo encargado de la formulación y actualización del Plan.

    Entre los objetivos y criterios orientadores básicos en primer lugar, de particular importancia se destacó la necesidad de transformar la estructura urbana centralizada en una policéntrica, que acompañe el proceso de descentralización del poder público en las comunas. Los objetivos fueron consolidar el centro actual, promover la conformación de nuevas centralidades y simultáneamente, reforzar las identidades barriales.

    También se destaca como criterio, la reconversión de la relación entre la Ciudad y el río. Con el objetivo de revertir situaciones negativas, que causaron la desvinculación de la trama urbana con la orilla del Río de la Plata, fortaleciendo y potenciando el recurso hídrico, privilegiando su uso público.

    Las desigualdades estructurales entre el Norte y Sur de la Ciudad también se plantean como objeto de intervención.

sedecomuna10    Varios de los criterios orientadores apuntan al incremento de la calidad ambiental de Buenos Aires y al impulso del desarrollo sustentable como concepto básico para el desarrollo de políticas públicas. Uno de los primeros puntos a trabajar sería la generación de un sistema de espacios públicos que acompañe la recuperación, ampliación y mejoramiento de los espacios verdes existentes, la vía pública y otras áreas consideradas de calidad ambiental y patrimonial.

    Asimismo, se apuntó a la mejora en las condiciones del hábitat de los sectores de menores ingresos o bien, todo espacio que presente desventajas ambientales, mediante una diversidad de políticas desarrolladas de acuerdo con las distintas situaciones existentes.

    Con respecto a la temática de tránsito y transporte, uno de los principales criterios que se planteó es el establecimiento de un sistema intermodal, que aproveche las ventajas de cada modo de transporte para mejorar la eficiencia a nivel global. Esto implica el mejoramiento de la eficiencia y seguridad del transporte de cargas y del también del transporte público de pasajeros, tendiente a disminuir la participación del automóvil particular en el tránsito urbano.

    Uno de los puntos principales que planteó la Ley fue la necesidad de generar condiciones urbano-ambientales orientadas a la modernización y diversificación del tejido económico local, a través del mejoramiento de las actividades existentes y la atracción de nuevas actividades, así como también afianzar una infraestructura de servicios acorde con el desarrollo propuesto para la Ciudad.

    La Ley 2930 del Plan Urbano Ambiental de Buenos Aires, entró en vigencia  luego de su publicación en enero de 2009, significó en términos normativos la puesta en vigencia de una visión de la Ciudad de mayor precisión que la establecida en la Ley 71. A partir de ese momento, la Ley 2930 se constituyó en el marco al que debería ajustarse la normativa urbanística y las obras públicas de la Ciudad de Buenos Aires.

    Los lineamientos estratégicos y las acciones del Plan Urbano Ambiental constituyen los instrumentos técnico-políticos del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para la identificación e implementación de las principales estrategias de ordenamiento y mejoramiento territorial y ambiental de Buenos Aires.

    La misma aprueba el Diagnostico, los objetivos y propuestas territoriales siendo el soporte del proceso de planeamiento y gestión, que será construido mediante la generación de consensos sobre la Ciudad deseada. Para lograrlo, facultando al Poder Ejecutivo a adoptar las medidas administrativas necesarias para ajustar la normativa urbanística, ambiental y de obras públicas vigente.

    Hoy la Ciudad vuelve a pensar como quiere ser para el futuro y la pieza de participación será fundamental dado que también tendremos los vecinos pensar y proponer un plan de comuna.

    Hoy la pandemia nos obliga a buscar nuevos conceptos tanto para la ciudad como para nuestra comuna, nuestros barrios, a enfatizar nuestras centralidades como propuesta de descentralización comunal, a la búsqueda de un desplazamiento dentro de nuestros barrios que todo quede al alcance de nuestra mano que nos logremos despasarnos a pie o en bicicleta, lograr una identidad como comuna sin perder la identidad de nuestros barrios, ser un territorio de auto-sustentabilidad, rever nuestras densidades nuestros problemas estructurales y dar nuestras soluciones como habitantes de nuestros barrios.

    Seguramente se realizarán reuniones y muchas entre vecinos, organizaciones sociales, en una oportunidad para poder diseñar nuestro pequeño territorio en barrial, el comunal, para luego presentar ese trabajo surgido del consenso de los vecinos a las consejeros del Plan Urbano Ambiental para ser incorporado en el nuevo texto del Plan, recordemos que de acuerdo a la ley el Plan debe ser revisto y actualizado cada cinco años y la llevamos un retraso de siete años.  

GDeBella(*) El Arq. Gabriel De Bella es Pro-secretario ACDH e Integrante del COPE /consejo del plan Estratégico-CABA

................

 

® Revista Floresta Web - Julio 2020